Javier

Aquí les presento algunos poemas míos:

*Yo escondí mi mundo en un baúl*
Yo escondí mi mundo en un baúl,
para que nadie lo toque,
ni el bueno ni el malo,
ni aquél que quiera buscarlo.

Yo escondí mi mundo en un baúl,
para que el viento no lo estremezca,
para que ningún extraño lo robe
y se lo lleve a donde quiera.

Yo escondí mi mundo en un baúl,
para alejarlo de las penas y las trampas,
del pecado y otras cosas.
Pero hoy al abrir el baúl
me di cuenta que estaba solo.

*En mi viaje faltas tú*
Mi camino corazón, lo lleva todo contigo,
la brisa perfecta que me eleva,
la escala en mayor que recibo.
Mi camino corazón,
lo detengo a veces para respirar,
tranquilo en la marea baja,
con fuerza cual olas de la playa.
Mi camino corazón,
es la fuerza que me enseña,
son tus besos y tus lineas,
es lo mágico de tu encanto.
Pero cada día aprendo más,
a poner lo mejor de mí,
a saber lo más de tí,
pues tú, eres mi camino – corazón.

*Cara a cara*
Espero muchas cosas,
pero todo en su momento,
cara a cara pués no tiene sentido,
pués no tiene sentido dejarlo todo
por un sentimiento.
Si lo que hago esta correcto,
por que corrijes mis afectos
no lo quiero todo de una vez,
solo quiero una señal de tu sencillez.
No culpo a nadie ni a mí me culpo,
pero antes que llegue mi momento,
cara a cara con el silencio,
echaré un saludo al viento.

*Que dicha tuve de conocerte*
Que dicha tuve de conocerte!
para ser mas consciente al abrazar,
para ser capaz de dar un paso adelante,
y para estar de tus manos al alcance.
Que dicha tuve de conocerte!
en medio de este calor apabullante,
en medio de la bulla cotidiana,
trayendo un aura de sosiego y descanso.
Que dicha tuve de conocerte!
para aprender a escuchar y ser escuchado,
para hablar y callar si es necesario,
para sentir la calma despues del aguacero.
Y por que se nada es eterno y duradero,
algún día andarás con otra persona de la mano,
algún día llevaras la foto de otro en tu cartera,
y aquel sin saber de lo nuestro,
con ganas gritará:
Que dicha tuve de conocerte!

*Al alcance de la mano*
Te tengo al alcance de la mano,
pero fuí tonto en este juego,
dejé pasar todo por mi lado
y ahora en detalles me disuelvo.
Al alcance de la mano te tengo
y con palabras confusas revelo,
escribo un trabalengua de reflexiones
y me doy cuenta de lo que en tí tengo.
De la mano te tengo, al alcance,
no tuve que ir muy lejos
y el aire que respiro desafía,
la fortuna de acariciarte me fascina
y es que eres de otra categoría.